Al final llegó el día. Después del viaje del día anterior, recoger el dorsal, saludar a Pablo en el Expocorredor y ver la zona de salida y de llegada, allí estabamos, mi novia y yo cogiendo el cercanias de las 7.11am desde Azuqueca de Henares, con destino Atocha. En esa parada ya nos montamos unos cuantos locos con chandal a esas horas de la mañana, y el tren se fue llenando hasta que llegamos al final del trayecto.

Ya estabamos allí, en Recoletos, rodeados de gente en ropa de correr, nerviosismo y olor a linimento, dejo la bolsa de la ropa en el guardarropa y a mover un poco para no quedarme frío, nos empezamos a aglutinar en la zona de salida, tanto los que ibamos a por la maratón como los que iban a por el 10k (compartíamos los primeros kilómetros).

Suena el pistotezo de salida y poco a poco nos ponemos en movimiento, como suele ser costumbre salgo muy atrás, no hay problema, la maratón es muy larga, ya tendré tiempo para encontrar mi sitio. Me pongo un ritmo de 5.10-5.20 min/km, con la dureza que tiene esta carrera lo veo bien para no pasar demasiados problemas. Los kilómetros van pasanso poco a poco, la verdad que como es una ciudad que no conoces y todo es nuevo se hace muy ameno, por eso y por la cantidad de gente que hay en la calle animando. Veo corredores con un 34 en la espalda, más tarde oigo que es la gente que ha corrido las 34 ediciones de esta carrera, ahí es nada...

Durante la carrera me voy encontrado muy bien, sin problemas y manteniendo tanto el ritmo como el pulso, únicamente forzando un poco en las subidas (que hay unas cuantas) para poder mantener el ritmo de carrera, a partir del kilómetro 30 me concentré todo lo que pude en mantener el ritmo para evitar darme de bruces contra "el muro" y me salió bien porque no lo ví ni de lejos e incluso en los últimos kilómetros pude bajar unos 5 segundos el tiempo de paso, al final un tiempo de 3h 43 min con un pulso medio de 153, para lo que es Madrid muy contento y con mucho ánimo para afrontar las siguientes maratones con vistas a bajar el tiempo.

Como antes he dicho la gente en Madrid se vuelca con esta carrera, en general las calles están llenas de gente animándo pero hay zonas como la Granvía, la cuesta de salida de la Casa de Campo y los 2 últimos kilómetros que es realmente alucinante, hay zona en las que cuesta adelantar otros corredores por la cantidad de gente que hay. Muchos carteles con frases de "Ánimo papá" y muchos grítos de ánimo pero hubo dos que realmente me sorprendieron. Uno fue un espectador (seguro que corredor de maratones) que al grupo en el que íbamos en el kilómetro 34 nos dijo "venga que lo que queda ya solo es de cabeza", y que razón tiene, y otro que me pareció muy bueno que lo llevaba un chavalín en el kilómetro 38, y es el título que le he puesto a esta entrada, "Si lees esto ya eres un Campeón".


Picture
 





Leave a Reply.